Eres bendito…

Era víspera de navidad y la hija del librero me saludó diciendo:
—Por acá de nuevo. No me digas que, igual que en tu cumpleaños, te vas a regalar un libro para ti mismo.
—No, esta vez no es para mí. ¿Y tu padre salió a almorzar o ya se escapó a tomar una cerveza?
—Está descansando. Falleció hace tres semanas.
—Nooo!. Lo siento mucho, de veras. No sabía. Ya no vivo en la ciudad.
—Él se acordaba de ti. Le hacías reír y eso ya es mucho decir pues su carácter no era de lo mejor.
—Nunca se lo dije, —le comenté— pero lo estimaba mucho. Lo echaré de menos ¿La librería continúa contigo entonces?
—Sí, es todo lo que tengo. Sería diferente si… Pero tú buscabas un libro, ¿Es para alguien que aprecias?
—Es para mi pareja. Llevamos unos meses juntos.
—Ahh, qué lindo. —dijo con un leve cambio en su voz— Necesitabas a alguien que te hiciera compañía. Espero que paséis bonita navidad ¿Y cuál es el libro que buscabas?
Le dije el nombre y fue a la trastienda a buscarlo después de decirme que demoraría unos minutos. Llegó con el libro y además un paquete de regalo.
El libro —me dijo— y esto es para ti.
—Oh, gracias, pero yo no tengo regalo… es decir…
—Mira, escucharlos como ustedes se decían tonteras y reían como niños, ya era regalo para mí, y yo encantada que vengas cuando quieras a buscar algún libro que necesites.

El día de navidad abrí mi regalo. Era un pequeño libro con poemas de Rumi. Adentro traía una hoja escrita con una bella letra:

«Este poema lo tenía guardado desde hace unos años y estoy feliz de regalártelo.
Ya imagino tu cara sorprendida y tu sonrisa cuando sepas que también me da por los versos.»

Eres bendito
si hoy tienes
con quien compartir
comida, abrazos,
y buenos deseos.

Eres un niño
cuando te detienes
a reír y jugar
con los colores, aromas,
y texturas de este día.

Eres humano
si te das cuenta
que abrazas más
tus temores y creencias
que a tus sueños.

Eres un necio
si cada día,
cada semana, cada año,
olvidas que eres
bendito, humano y niño.

Kt

19 de Diciembre de 2021